Seguinos en

ago 012012
 

La firma Cymbet Corporation anunció que sus baterías recargables de estado sólido (fabricadas con los mismos métodos que los microprocesadores de silicio) superaron las pruebas de citotoxicidad como primer paso para determinar su biocompatibilidad. Además, la posibilidad de construir baterías recargables microscópicas permite aplicaciones tales como un sensor de presión intraocular de 1.5 mm de lado descripto en este paper de la Universidad de Michigan. Puede implantarse en la cámara anterior del ojo, monitorear la presión cada 15 minutos y transmitir los valores de manera inalámbrica. Incluye una celda solar que recarga la batería mediante la luz que penetra en el ojo.

Estas baterías presentan además otra ventaja: no contienen arsénico, plomo, mercurio, cadmio ni otros elementos altamente contaminantes habitualmente presentes en las pilas convencionales.

 Publicado por en 14:20